La censura en las redes

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La llega de las redes sociales a la vida de las personas es sin duda uno de los más grandes avances en la comunicación.

Este novedoso sistema logró posicionarse en el público en un periodo de tiempo muy corto, como un medio de comunicación muy eficiente y eficaz. Ha desplazado a un cuarto lugar a los medios escritos, periódicos y revistas, compitiendo ahora con la radio por conquistar el segundo lugar.

Es indudable que las redes sociales ya tienen un papel protagónico en la sociedad y que su influencia ha transformado los estilos de vida, crea comunidades virtuales, cambia comportamientos y percepciones, crea y destruye tendencias, modifica agendas políticas, pone en el centro de atención temas que para los otros medios de comunicación podrían pasar inadvertidos.

Muchos dicen que las redes sociales han sido fundamentales para derrocar gobiernos autoritarios, inmediatamente salen a relucir los ejemplos como cuando se decía en el 2009 que en Irán contestaban los disparos con tuits, el de "La Primavera Arabe" en del 2011 en donde fueron derrocados varios dictadores por los conflictos en Tunez, Egipto y Libia en los cuales las redes sociales sirvieron para darle visibilidad mundial a dichos conflictos.

También sale el tema del El Brexit, los movimientos independentistas de El País Vasco y últimamente el tema de redes sociales que acapara la atención en cuestiones políticas ahora es la sospecha fundada de que en la campaña del Loco Trump las redes sociales fueron manipuladas para favorecerlo escándalo que necesariamente pasa por Cambridge Analytical y Rusia.

Pero en México los ciudadanos sienten como si todo esto pasara en un mundo lejano, apartado de nosotros, que se encuentra muy alejado de nuestra realidad. Cuando casi sin darnos cuenta estamos dentro del ojo del huracán.
Generalmente pensamos que nuestro país no es tan importante en el juego geopolítico, ignorando lo que en realidad significa para otros países.

Por ejemplo para Rusia y China nuestro país tiene un enorme valor estratégico, somos vecinos del país más poderoso del mundo y tener un gobierno que sea amigable con estas potencias asiáticas le genera un enorme dolor de cabeza a nuestros vecinos del norte y por esta misma razón México tiene un muy alto valor estratégico para nuestros vecinos.

Muchos dicen que la vecindad con los Estados Unidos es una bendición o una maldición dependiendo de quién o como se vea, pero la realidad es que los ciudadanos, y muchas veces también los políticos, no nos damos cuenta de estos juegos de poder en donde nuestro país está inmerso solo por ser vecinos del gigante del norte. Y cuando llegamos a saber algo nos parecen fantasías de mentes febriles.

Las redes sociales y en general los medios no tradicionales de comunicación por su características de aparente independencia del control gubernamental, y por su también aparente libertad para escoger que, como y cuando es lo que queremos ver han logrado una gran aceptación entre la población.

Es innegable que internet y en especial sus redes sociales han sido el parteaguas que ha modificado la comunicación entre las personas en muchos de sus aspectos cotidianos, la inmediatez de la comunicación, el que cualquier elemento de esta red pueda convertirse en fuente de información y que los demás elementos de la misma puedan interactuar con todos y cada uno de las fuentes de información han sido el gran motor que ha permitido el enorme crecimiento de las mismas.

Por fin el ciudadano tuvo la libertad de escoger y, lo más importante, de participar en los tópicos de su interés, sin que nadie le diga como y que si y que no puede expresar.

Recuerdo los chats de AOL, FireAngel, foros de MSN, en donde se lograban crear comunidades centradas en temas específicos, inicialmente algunos miles de usuarios, después decenas de miles hasta derivar en decenas de millones de usuarios que interactúan con las actuales redes sociales como Facebook y Twitter entre otras.

Conforme crecían y se hacían populares las redes sociales activistas políticos vieron en ellas una plataforma que les permitía pregonar sus ideologías sin ninguna restricción, aparecían como hongos grupos dedicados al proselitismo y no tardó en convertirse en un campo de batalla ideológico estos novedosos espacios de comunicación.

Se empezó a hablar de regular el uso de las redes por parte de los gobiernos lo que desencadenó a nivel mundial una feroz batalla en contra de lo que parecía el principio de la censura y manipulación por parte de los gobiernos.
En algunos casos esta censura gubernamental se llevó y aún ahora se lleva a cabo, en algunos países que tienen gobiernos autoritarios y socialistas, Rusia, China, Corea del Norte, Venezuela, Nicaragua, entre otros.

Pero en silencio, durante años, se fue perfeccionando sistemas de recolección de datos de cada una de las personas que hacen uso de estas redes sociales, ahora se sabe cuáles son los gustos, aficiones, aversiones, virtudes y perversiones de los usuarios, pueden determinar con facilidad cuales son las ideas con las que comulga y cuáles no y con toda esa información diseñar mensajes que permitan modificar el comportamiento del individuo.

Ahora las grandes compañías que controlan estas gigantescas redes sociales se encuentran sumergidas en escándalos de intromisión de procesos electorales alrededor del mundo.

Facebook terminó siendo señalada que por omisión de la empresa, los datos personales de decenas de millones de usuarios fueran utilizados para diseñar campañas de información o desinformación que beneficiarían a partidos políticos.

Los usuarios afectados en su gran mayoría fueron estadounidenses, pero hubo también un porcentaje muy importante de usuarios mexicanos.

Ahora el escándalo se dirige hacia la otra gran red social, la segunda en importancia en el mundo occidental, Twitter, en donde según las denuncias la intromisión en procesos electorales se hace desde las mismas oficinas corporativas.

En México, Twitter como empresa y usando su propia red social es señalada de censurar a las voces disidentes o contrarias al candidato de Morena y ahora presidente electo, en México se señala el "shadowban", que es una forma de limitar la visibilidad de los tuits incómodos, ésta estrategia también ha sido denunciada por el mismo Loco Trump, también en nuestro país se acusa a la empresa de cerrar muchas de las cuentas incomodas, bajo cualquier pretexto y calificar como sensibles muchas de las expresiones de desacuerdo con el nuevo gobierno electo.

Las denuncias fluyen, los usuarios se organizan y la prestadora del servicio guarda silencio sobre un tema que podría ser un gran escándalo a nivel mundial que es la intromisión directa de trasnacionales en los procesos políticos de los países.

Hay que recordar que Facebook a raíz del escándalo del Cambridge Analytical perdió en un sólo día 120 mil millones de dólares, convirtiéndose así en la perdida más grande que se ha dado en la Bolsa de Valores en toda su historia.

De ser ciertas estas acusaciones, esta sería la peor jugada que los dueños de la rede social Twitter pudieron haber dado, porque va a obligar los gobiernos en muchos países a regular a las redes sociales oficialmente y su gran negocio podría recibir un enorme golpe financiero.

 

@EnriqueDavilaV