Diez millones

Los tropiezos de Obrador

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es cierto que después del debate presidencial las cosas han cambiado en el escenario electoral de México.

Como lo dijimos en esta columna y muchos analistas políticos también comentaron, la que parecía una enorme ventaja difícil de superar a favor del abuelo Obrador resultó ser solo propaganda mediática que empieza a ajustarse a la realidad.

La enorme diferencia que se decía existía entre el primero y el segundo lugar ha comenzado a ajustarse a las proporciones que las elecciones anteriores han mostrado en sus resultados finales, cada partido tiene más o menos el mismo porcentaje de votos.

Muchos analistas han expresado que la intención de voto que presenta el abuelo Obrador por arriba de su voto duro se debe al descontento antisistémico actual y que pudo capturar pues era el único candidato visible que ofrecía cambiar las cosas.

Pero desde otra perspectiva el crecimiento del abuelo Obrador en la intención de voto es producto de la división del voto duro del PRI por las pugnas internas y el descontento de la militancia contra su dirigencia y las políticas de selección de los candidatos a la presidencia, senadores y diputados.

Es claro que los estrategas del macuspano se dieron cuenta de este voto de castigo que la militancia del PRI hacía contra su propio  partido y es cuando el líder de Morena ofrece no hacer ninguna persecución contra los miembros del actual gobierno para atraer ese voto dicidente.

Con este antecedente los resultados de las encuestas son fáciles de entender.

Los resultados de las elecciones anteriores demostraron que la preferencia electoral de los ciudadanos está dividida en tercios y si tomamos las últimas cifras de intención de voto que aparecen en oraculus.mx en donde Obrador tiene el 40%, Ricardo Anaya el 30% y Meade el 17%.

Como podemos ver Anaya se mantiene con su voto duro (30%), y el PRI es el que le ha cedido un 16% de su voto duro a Obrador ¿qué significa esto?

Es falso pensar que el abuelito Obrador haya por fin encontrado una forma de convencer a los ciudadanos, lo que en realidad está pasando es que los priistas descontentos están castigando a su partido.

Es falso que ese 16% sea leal y tenga completamente comprometido su voto con el Mesías Tropical, al contrario es una intención de voto que puede ser muy volatil y que aún puede conquistar Anaya.

La idea morenista de perdonar a los corruptos suena bien pero no es suficiente como para afirmar que al perdonar a los priistas corruptos atrae también a la militancia y voto duro que no tiene ningún puesto de gobierno y que no necesita que le perdonen nada.

Esta es una muy mala noticia para las huestes del macuspano.

Además otro asunto que no es menor y que ha debilitado mucho a Morena es la pugna interna que no se ha hecho esperar y que ha estado detonando en ya no pocos lugares de la República en donde Morena tiene presencia.

Quema de camisetas con los logos del partido y de efigies del abuelo Obrador, renuncias personales y masivas de militantes del partido familiar del Mesías Tropical que son demostraciones del descontento interno que hemos presenciado durante las precampañas y en este primer mes de la campaña.

Lo más sobresaliente dentro de Morena es que el descontento ha llegado a niveles cupulares en donde  fundadores de ese partido se han manifestado en contra de las decisiones que ha tomado el abuelo Obrador en la selección de sus colaboradores y de quienes ocuparan los puestos más importantes en las próximas elecciones en donde una gran mayoría son ex priistas y ex panistas.

El que más problemas ha representado para el abuelo Obrador es Paco Ignacio Taibo II, miembro de uno de los grupos más retrógrados de Morena, por las opiniones que ha expresado y con las cuales se ha contrapunteado con el máximo dirigente y candidato de Morena, es decir contra el mismisimo López Obrador.

La primera vez fue una agria crítica contra las recientes adquisiciones del abuelito, Alfonso Romo Garza, que es la cabeza del grupo que elabora el Proyecto de Nación para el mesías y de Germán Martínez que fue Presidente Nacional del PAN  y que ahora recibirá una senaduría por parte de Morena.

Este reclamo de descontento interno, como lo hemos venido señalando, se da porque el macuspano le da prioridad a ex priistas y ex panistas para ocupar los mejores puestos de Morena.

El segundo golpe se lo asesta con un video grabado hace unos meses de una charla con militantes de Morena y en donde haciendo "ejercicios imaginarios" Paco Ignacio Taibo II habla de expropiar a todos aquellos que quieran presionar al abuelito ya que sea presidente. 

De inmediato la vocación crédula de los seguidores de hueso colorado del abuelo Obrador crearon complejas teorías de "complojs" en donde acusan que Paco Ignacio Taibo II de ser un infiltrado del PAN o del PRI, que es un agente del INSEN, perdón del CISEN, que busca socavar la credibilidad del Mesías y otras muchas y esforzadas teorías que tratan de justificar y minimizar los dos golpes brutales que sus propios seguidores le han acomodado al Peje.

Estos eventos aunados con la volatilidad del voto migrante del PRI son los que nos hacen pensar en una caída continua del Peje hacia sus niveles normales de voto duro.

Esta caida no significa que por eso Obrador pierda las elecciones, significa solamente que la brecha entre el primero y segundo lugar va a disminuir.

Por otro lado la idea de la declinación ha generado una gran efervescencia en cada una de las casas de campaña de los candidatos.

Por el lado de Morena, desean fervorosamente que Anaya renuncie (decline) a favor de Meade porque así se quitaría de encima a un candidato que le ha hecho mucho daño electoralmente y con Meade como candidato único y con el desprestigio que arrastra a sus espaldas por el partido que lo postuló sería muy fácil vencerlo.

En el PRI la idea de declinar a favor de Anaya se ha tomado muy mal en los círculos cercanos al candidato priista, pero como las cuentas no les salen y han sido incapaces de recuperar su voto duro, la idea no se ha desechado y se sigue trabajando en ella.

Durante los próximos días veremos cambios en el discurso priista.

En el PAN las cosas no pintan bien así como están ahora, el discurso de Anaya no ha logrado atraer el voto migrante del PRI y como están las cosas la renuncia de Meade se empieza a ver como necesaria para ser competitivos.

Por otro lado varios grupos de panistas están solicitando a Margarita Zavala que se siente a negociar con Anaya para fortalecer la candidatura del panista, se dice que hay dos ofertas en la mesa, la Secretaría de Desarrollo Social o la Presidencia Nacional del PAN.

El problema de Anaya y Meade es que se toman muy en serio las vociferantes voces de una minoría que se victimiza y señala de malos a todos aquellos que consideran como sus enemigos y no se dan cuenta que los más vociferantes son una minoría obsoleta e histérica y no se dan cuenta que no tienen que quedar bien con el 30% (según os resultados electorales pasados) o 40% (según las muy optimistas cuentas del macuspano) de los seguidores de Obrador sino que deben quedar bien con el 65 o 70% de los que no quieren a Obrador.

Si Anaya decide aceptar que renuncien a su favor ¿en qué le afecta la opinión de los morenistas? ¿que no Obrador le ofreció impunidad a EPN? ¿que no hay muchos videos en donde Obrador le coquetea a EPN diciéndole que no lo va a perseguir y lo perdonará o ya lo perdonó desde ahorita?

Renunciar no está mal si se hace en defensa del país, no declinar por soberbia o compromisos oscuros los hará pasar a la historia como unos candidatos que cayeron en su propia trampa, la soberbia.

Las acusaciones, injurias, descalificaciones deben parar desde ya, porque de continuar las posibilidades de que se vea por el país se reducen cada día más.

La aparición de las nuevas encuestas pondrá en su verdadera dimensión la intensión de voto,

Si Anaya o Meade no rebasan en las próximas tres semanas al abuelo Obrador la causa está perdida para ellos si no hacen algo espectacular como hacer un frente común

Anaya y Meade deben dejar de publicitar a Obrador, sacándolo de la jugada y aceptando que el que vaya en tercer lugar, sea quien sea, deberá renunciar a favor del que vaya en segundo, o aceptar que si alguno de los dos rebasa a Obrador cualquiera que sea no habrá renuncia.

Los tiempos se vienen encima y estas tres semanas que siguen darán la pauta de quién ganará

 

@EnriqueDavilaV