Hackeo y partidos

0
225

El episodio reciente en el que Movimiento Ciudadano reconoció haber subido a un servidos de Amazon la lista nominal de electores que el INE da a todos los partidos, para después denunciar que los hackearon, demuestra que este tipo de temas lejos de demostrar el avance tecnológico en los institutos políticos nacionales, evidencia la irresponsabilidad y la falta de visión en este ámbito.

Me hackearon

La lista nominal de electores, instrumento que contiene los datos personales de más de 83 millones de votantes, es –de acuerdo al propio Instituto Nacional Electoral (INE)– la relación de ciudadanos con nombre, dirección, distrito y sección de quienes cuentan con su credencial para votar vigente y están incluidos en el Padrón Electoral, incluyendo la fotografía impresa idéntica a la de la credencial para votar más reciente.

Su función es asegurar que en los comicios no se presente alguna persona que no está registrada o que pretenda votar en más de una ocasión, así como evitar que se manipulen los resultados por el intento de inventar electores para hacer que gane un candidato.

-Publicidad-

Sin duda, estamos de acuerdo que se trata de un instrumento importante para el desarrollo confiable de un proceso electoral, el cual fue propuesto a principios de la década de los noventa luego de la experiencia en Baja California con la credencial para votar con fotografía, lo que ayudó en materia de transparencia a las elecciones.

Sin embargo, ahora nos enteramos que un partido, Movimiento Ciudadano, resguardo la información en un servidor de Amazon y, de acuerdo con la declaración del dirigente naranja, Dante Delgado, dicho servidor fue hackeado para extraer dicha información.

Dicho partido ya había sido multado por una situación similar, tema que aún se encuentra discutiendo en tribunales, además de que se ha publicado que un par de empresas han puesto a la venta la lista nominal de electores.

El atractivo de una base de datos como la electoral mexicana, radica en que puede servir para fines publicitarios o mercadológicos, además de servir de menú para bandas del crimen organizado para preparar sus crímenes.

Pero el tema que no se ha discutido lo suficiente, al menos desde nuestra perspectiva, es la forma en que los partidos manejan sus recursos digitales para sus actividades cotidianas.

Si se revisa el tema de sistemas de cómputo en las distintas fuerzas políticas nacionales, prácticamente todos cuentas con departamentos dedicados a atender sus necesidades, a lo que se suma la compra de equipos tanto para el personal como para atender la demanda de servicios.

Es por esto que muchos de los partidos cuentan con servidores propios para manejar y resguardar la información que requieren, desde las bases de datos de sus militantes, los portales de Internet, así como la documentación que manejan –desde la pública como pueden ser sus estatutos y reglamentos como la confidencial como puede ser encuestas o planes y programas–, que puede compartirse a través de una red privada o gracias a un portal especial.

Que un partido tenga que recurrir a una empresa consultora y que esta recomiende utilizar un servidor público, como fue el de Amazon, implica que dicho instituto político o no cuenta con la infraestructura o no saben cómo utilizarla, pese a los millonarios recursos que recibe del INE. El outsourcing es cada vez más común en las fuerzas políticas en muchos temas que manejan.

Pero tras el lamentable episodio, del que aún no conocemos las sanciones, tampoco se han dado a conocer las medidas que se podrán tomar para evitar ese tipo de actos, pues a pesar de que el padrón electoral es una herramienta que deben manejar los partidos, la autoridad electoral no ha fijado límites a su uso o indicaciones acerca de su manejo, mucho menos auditorias o supervisiones acerca de la forma en que se utiliza.

Así que no es de extrañar que los partidos puedan usar dicha base de datos para usos que poco tienen que ver con lo electoral –o al menos con la parte ética de esto–, y que se hagan negocios con este tipo de información. Recordemos que los partidos han sido acusados de afiliar de forma clientelar a ciudadanos mediante pagos, de enviar propaganda y regalos a ciudadanos días antes de la elección y de compartir militantes en sus respectivos padrones.

Poner en manos de partidos, que han demostrado una falta de ética y responsabilidad, el listado de electores sólo origina este tipo de problemas, pero se debe ver que se trata de un instrumento que, como apuntamos al inicio de esta colaboración, abona a la transparencia de los comicios.

Si los ciudadanos tenían razones para desconfiar de los partidos, aquí hay una razón más para ello.

Del tintero

Y mientras tanto, los partidos se encuentran empeñados en acusar a sus respectivos adversarios en las presentes campañas, como si con eso se ganaran votos –aunque parece ser que esta es la lógica que siguen los candidatos y sus equipos–, reforzando con eso la idea de que no entienden que no entienden. Esto seguirá hasta junio, por lo que nos queda un mes de campañas negativas.

 

Twitter: @AReyesVigueras

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí